Bombrigadeiro

Juliana es brasileña y vive en Perú con su familia. Durante su tratamiento de cáncer, en plena pandemia, pensó en formas de dar cariño y gratitud a la gente que la rodeaba. Inspirada en las formas peruanas de dar afecto, parecidas a las brasileñas, decidió materializarlo en algo que sea fácil de compartir. Fue ahí que vino a su mente el brigadeiro.

Juliana nos confió la tarea de crear una marca de cero, con el desafío de expresar este agradecimiento de una manera tangible y alegre.

Por cada caja vendida de brigadeiros, Juliana destina una parte a ONGs que trabajan con niños con cáncer.